24-06-2021

T10 E4: ¿Será el momento de irnos de las grandes ciudades?

Uno de los efectos que me generó la pandemia y la cuarentena fue repreguntarme dónde quiero vivir. Me dieron ganas de irme de Buenos Aires y vivir en un lugar más tranquilo. ¿A ustedes les pasó?

Para pensar este tema hice una investigación y ¡casi 8.000 personas respondieron! Bueno, resulta que no estamos solos. Durante la pandemia más de la mitad de las personas en las grandes ciudades pensó en la posibilidad de mudarse.

¿Qué ventajas y desventajas tiene vivir en un pueblo o ciudad pequeña? ¿Podrá la tecnología ofrecernos la manera de superar los obstáculos y dar ese paso?

4 Comentarios

  1. Ventajas: Calidad de Vida, Contacto con la Naturaleza, Volver a las bases,
    Desventajas: intercambio social, acceso al arte, acceso a la medicina, posibilidades sociales para nuestros hijos. Educacion. todavia no hay suficientes redes de acceso a internet.
    Sin duda la tecnologia ya esta ayudando a achicar dichas desventajas.

  2. Acabo escuchar el podcast de la columna y te cuento qué me pasó. Viví y estudié en Buenos Aires y cuando pude me instalé en Mendoza (Godoy Cruz). Realmente las ventajas como precios y calidad de vida son ciertas. Pero sobre todo, afectivas en lo personal y distancias cortas (se llega en 10 minutos a cualquier punto). Y una pequeña percepción de seguridad y respeto en el prójimo. Me encantaría que vivas en Mendoza. Planeo visitar países escandinavos, después te cuento por Insta, ya que siempre me contentás. Saludos, tu seguidora de tu columna por Podcast Addict, Daiana.

  3. Por acá otra mendocina feliz… soy porteña de nacimiento, pero vivo en MZA desde los 8 (tengo 43)… Siento que vivo en el mejor de los mundos (dentro de Argentina al menos) ciudad hermosa, todo cerquita, paisajes increíbles, tenés el asado, el mate, el vino, los amigos, la flia…. y te evitás gran parte de lo que hoy me haría decidir irme del país… Observo además que cada vez más gente elige, y va a seguir eligiendo, esta provincia. Siento que se está armando MENDOZALANDIA! JAJAJAJAJA

  4. Como docente y hasta hoy «teletrabajadora», por las circunstancias de la pandemia, mi opinión personal desde mi experiencia es que NO HAY FORMA DE TRABAJO MÁS EXCLAVIZANTE Y ANTISOCIAL QUE EL TELETRABAJO, y por ello, creo que aún viviendo en un pequeño paraíso natural no se tienen ni el tiempo ni la paz para disfrutarlo (y tal vez ni el wifi). Mis estudiantes jovencitos me dicen de lo que añoran hacer experimentos con sus compañeros en el aula o lab, mirarse, tocarse, hablarse, escucharse, reirse, sentirse con sus cuerpos y con todas sus percepciones. Las videollamadas son estresantes, porque tienes que estar más atento que lo normal para tratar de cubrir con el oído y los ojos lo que captan otras percepciones físicas que están vedadas en lo virtual. Y ni hablemos de las cervicales y de los ojos. El teletrabajo te rigidiza el cuerpo y las pantallas generan el síndrome de ojo seco y agotan la musculatura ocular. Lo virtual tiene su lado bueno como complemento, pero no como una forma de trabajo ni como una forma de comunicación hegemónicas. ¿De vivir en pequeñas ciudades? Creo que es muy sano para la mente y no se necesita tanto al teletrabajo, más bien se necesita un cambio de PARADIGMA, una transformación profunda ideológica. La naturaleza no es una pantalla y requiere hacer contacto, Son dos mundos tan distintos, que cuando sales de uno no tienes la mente disponible para el otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *